la rebelión consiste en mirar una rosa

hasta pulverizarse los ojos


Alejandra Pizarnik








“Y estamos marchando todavía en las calles

Con pequeñas victorias y grandes fracasos

Pero hay alegría y hay esperanza

Y hay un lugar para ti”

Joan Báez





Víctimas del comunismo soviético: "Las Mujeres del Gulag" por Anna Abella, El Periódico, 14 de septiembre de 2017


Monika Zgustova reúne los testimonios de nueve presas supervivientes del holocausto ruso en 'Vestidas para un baile en la nieve'




En el infierno de Stalin



Hombres y mujeres presos en un campo del gulag ruso.  / ARCHIVO EL PERIÓDICO



Monika Zgustova



Tras la detención y el preceptivo paso por las celdas de la Lubianka en Moscú y las temibles sesiones de interrogatorio y tortura, a manos de la NKVD o su sucesora, la KGB, llegaban el traslado en hacinados vagones de tren hacia los campos, repartidos por toda Rusia. Allí les esperaban jornadas de extenuante trabajo forzado de 14 horas a temperaturas de hasta 50 grados bajo cero o con extremo calor, maltratos y violencia, hambre y enfermedad y, en el caso de las mujeres, violaciones generalizadas de las que las supervivientes eluden hablar. Es el relato que comparten quienes de los años 20 hasta más allá de la 'era Jruschov', en los 70, fueron condenados al gulag soviético. Allí penaron, además de presos comunes, aquellos que el Estado etiquetaba como "enemigos del pueblo"
De ellos, Monika Zgustova, escritora y traductora checoespañola, entrevistó a nueve mujeres que, refugiadas en "la amistad y la cultura", sobrevivieron al "otro holocausto", que poco tiene que envidiar al genocidio nazi en número de víctimas, unos 14 millones, según las fuentes. "De 1929 a la muerte de Stalin, en 1953, murieron dos millones y medio de personas, de ellas, medio millón eran presos políticos; pero el gulag no se abolió oficialmente hasta 1987, con Gorbachov", señala la experta en literatura e historia rusas, que vertió esos nueve absorbentes testimonios en Vestidas para un baile en la nieve (que lanza este miércoles Galaxia Gutenberg, en catalán y castellano).  
"El gulag está lleno de historias de hombres, oscuras y dramáticas, trágicas, sin esperanza. Pero al buscar el punto de vista de las mujeres descubrí que sus experiencias eran vitales, que valoraban al máximo estar vivas porque cada día podía ser el último, que la mayoría decían que si tuvieran otra vida querrían volver a sufrir el gulag, porque esa dureza les dio las vivencias más profundas de amistades y amores que nunca encontraron al volver a la vida normal", explica Zgustova. 

El refugio de la amistad

"La estancia en Siberia fue tan enriquecedora... Allí tenía amigos de verdad en los que podía confiar como después no he vuelto a confiar en nadie", le contaba Zayara Vesiólaya, arrestada (como su madre y hermana) en 1949, siendo estudiante y cuyo padre escritor fue fusilado. Con idéntico panorama familiar, en la misma línea le hablaba Ela Markman, condenada a 25 años por pertenecer a un grupo juvenil disidente: "El gulag, precisamente por ser terrible, es enriquecedor. Se trata de una situación límite que te lo enseña todo de ti misma y sobre los que tienes a tu alrededor, sobre el ser humano". Y Susanna Pechuro, entonces de 17 años y con igual delito y pena que Ela: "Cuanto más espantosa era la experiencia más firme era la amistad. En la vida normal semejantes lazos no tienen cabida". 
En el gulag hallaron "violencia y maldad. Estaban rodeadas de presas y presos comunes asesinos y ladrones que las odiaban y maltrataban igual que los guardias y estaban sometidas a continuas violaciones, aunque no hablan de ello", señala la autora de ‘Las rosas de Stalin’”. Elena Korybu-Daszkiewicz, enfermera, prefirió ir a las minas y arriesgarse a ser prostituida antes que ser la esclava sexual del médico del campo. “En las condiciones extremas que me tocó vivir -le contaba- fui testigo de cómo el hombre puede aniquilar a otro hombre con un solo gesto o cómo puede salvarle la vida únicamente mirándolo con bondad”. 
Valentina Íevleva, bailando en el gulag.

"En el campo conocí el mal por el mal: hacer daño sin necesidad. De eso ningún animal es capaz, solo el hombre –evocaba a su vez Valentina Íevleva-. He tratado a personas que me salvaron la vida dando la suya por mí. Y a enemigos que me atacaron con un cuchillo. Más de una vez concluí que se puede sobrevivir al gulag, pero no a la mayoría de las personas que lo habita".

Psiquiátricos para "enemigos del pueblo"

Pero es Natalia Gorbanévskaya, disidente conocida en Occidente (Joan Baez le dedicó una canción y Tom Stoppard, una obra de teatro), que en 1968 dirigía una revista clandestina, quien por primera vez, aún sabiendo que "sería revivir la tortura", se decidió a hablarle de "lo más duro que le puede pasar a una persona": ser encerrada (dos años) en un psiquiátrico para enemigos del pueblo. Allí, médicos "títeres del KGB" les suministraban drogas psicotrópicas que provocaban Parkinson y pérdida de memoria. Algunas mujeres enloquecieron de verdad.
Natalia Gorbanévskaya



Aunque a menudo no existía motivo oficial de detención, además de la disidencia había circunstancias comunes que eran pasaporte casi seguro para el gulag: las delaciones de amigos, vecinos o compañeros de trabajo; acusaciones de colaborar con los alemanes (como Korybu-Daszkiewicz, detenida tras la batalla de Stalingrado porque "consideraron que la población entera de los territorios ocupados por los nazis durante la guerra se componía de colaboracionistas y traidores a la patria"); enamorarse o tener contacto con extranjeros (como Valentina Íevleva, que tuvo un hijo de un soldado estaounidense en 1944 y fue detenida con 19 años; o la actriz Tatiana Okunévskaya, por tener un amante indio y despertar el interés del mariscal yugoslavo Tito; antes, el temido Beria, jefe de la policía secreta, la había violado prometiéndole liberar a su padre y abuela sin decirle que ya habían muerto en el gulag).
También se podía acabar en los campos por negarse a delatar a colegas (como la madre enfermera de Galia Sfónova; ella nació en el gulag en 1942 y la "rabia, desesperación y depresión" de su entorno le parecían tan naturales como los perros de los guardias), o simplemente por tener familiares (abuelos, padres, madres, hermanos, cónyuges...) ya condenados. 

El castigo de Pasternak

Otra práctica era castigar a la familia. Ela Markman cuenta cómo conoció en el gulag a Ariadna Efrón, hija de la poeta Marina Tsvetáieva, "que hechizó a Rilke y Borís Pasternak" y se suicidó al ver también cómo su marido era fusilado. La represión golpeó también a un Pasternak casado y de 56 años: su último amor, Olga Ivínskaya, divorciada de 33 y que le inspiró el personaje de Lara en ‘El doctor Zhivago’, fue detenida embarazada de él y abortó antes de ser enviada cinco años a un campo de trabajos forzados. Cuando la soltaron, él publicó la novela, prohibida en Rusia, en 24 países gracias a la editorial italiana Feltrineli; le dieron el Nobel en 1958 pero renunció: temía que volvieran a enviar a Olga al gulag. Y lo hicieron, junto a su hija Irina, pero tras la muerte de Pasternak.
Borís Pasternak, con su último amor, Olga Ivínskaya, y la hija de esta, Irina.

Para Zgustova son relatos tristemente conocidos pues su familia, perseguida por el comunismo, abandonó Checoslovaquia cuando ella tenía 15 años: su padre, profesor universitario en la Praga de los 50, se negó a delatar a compañeros tras ser detenido. E igual que ella, las mujeres que le confiaron sus recuerdos provenían de entornos donde la cultura era esencial. "Refugiarse en la literatura y la cultura era básico para sobrevivir. Si eres capaz de crear un poema en tu cabeza y memorizarlo porque no tienes dónde y con qué escribirlo, si eres capaz de ver la belleza del paisaje e imaginar cómo sería pintarlo, de recordar un aria de ópera o una melodía... Ya tenían una batalla ganada, les daba fuerza mental", apunta.

Poesía y música

Muchas admiten que les salvó la poesía, como Gorbanévskaya o Pechuro, incondicional de Anna Ajmátova, que recuerda cómo Lina, mujer del músico Serguéi Prokófiev, la introdujo en un grupo que tras 14 horas en las minas se reunía por las noches a leer poemas propios y ajenos. Íevleva y Okunévskaya, tras trabajar de leñadoras pudieron actuar en espectáculos teatrales y musicales que dirigía otro preso, el compositor estonio Heino Eller
La actriz Tatiana Gorbanévskaya. 


Volver a la vida cotidiana no fue fácil. "Se sentían fuera de lugar, inadaptadas, incomprendidas. Ante lo vivido, veían frívolo, banal, supérfluo y una pérdida de tiempo ir a tomar un café, una copa o a cenar fuera". A ello se añade la dificultad de hallar trabajo, pues nadie se arriesgaba con expresas. Sin embargo, salieron adelante, entraron en la universidad y lograron éxito profesional, como Korybu-Daszkiewicz, reconocida especialista cibernética e informática. Como decía Pechuro "el gulag, o te convierte en un monstruo o te da una coraza a prueba de todo".  
Anna Abella,
14 de septiembre de 2014
El Periódico

Fuente: El Periódico

Donde comprar el libro: Galaxia Gutenberg


Monika Zgustova es una de las especialistas en literatura e historia rusa que se ha dedicado a buscar por nueve años a las mujeres siguen aún vida y que sobrevivieron gulag. Todo esto con el fin de transmitir este testimonio antes de que se pierda para siempre. Ha visitado a dichas mujeres en Moscú, Londres y París y el resultado ha sido un canto a la vida, la literatura, la amistad, las personas y a todo aquello que les permitió sobrevivir.

Aunque nacida en Praga, Monika Zgustova reside desde los años ochenta en Barcelona.Traductora, escritora y periodista, tiene en su haber más de cincuenta traducciones, del checo y del ruso, de Bohumil Hrabal, Jaroslav Hasek, Vaclav Havel, Milan Kundera y Fiodor Dostoievski, entre otros, por las que ha recibido el premio Ciudad de Barcelona y el Premio de las Letras Catalanas. Es autora de una biografía novelada de Bohumil Hrabal, Los frutos amargos del jardín de las delicias (Destino, 1997), y de varias novelas, entre las que destaca La mujer silenciosa, aclamada entre las cinco mejores novelas del 2005 tras quedar finalista del Premio Nacional de Narrativa.





Dictadura en Venezuela: "Las 7 razones que explican por qué el gobierno de Venezuela se convirtió en una dictadura" por Darío Mizrahi, Infobae, 18 agosto 2017 / Condena a Maduro de Unión Europea, Parlamento Europeo, Naciones Unidas, OEA, Mercosur, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Foro Penal Venezolano / Solidaridad: artistas internacionales y de Venezuela










Tras años de discusiones académicas y políticas sobre si el régimen chavista era una democracia o no, la convocatoria a una Asamblea Constituyente con un sistema de votación antidemocrático, el fraude posterior y la decisión de disolver definitivamente al Parlamento despejaron todas las dudas







El teniente coronel Hugo Chávez entró de cabeza al centro de la escena política venezolana el 4 de febrero de 1992 con un alzamiento militar. Su intento de golpe de Estado fue derrotado y el líder encarcelado. Sin embargo, el hastío con la clase política tradicional era tan grande, que Chávez recuperó la libertad dos años después, convertido en la figura política más popular del país. No le costó demasiado ganar las elecciones de 1998 y convertirse en presidente.

Con esos antecedentes, no sorprende que su gobierno haya sido cuestionado desde el comienzo por su falta de apego a las reglas de la democracia. Su voracidad por el poder y su desprecio por las opiniones disidentes lo convirtieron en un líder con fuertes rasgos autoritarios. Si, a pesar de todas las críticas, no se podía decir que era un dictador es porque arrasaba en las urnas. Haber sufrido él mismo un intento de golpe en 2002 lo legitimó aún más.

Pero Chávez murió en 2013. Su sucesor, Nicolás Maduro, heredó un gobierno que se iba cerrando cada vez más. Sin el carisma ni el liderazgo de su jefe, le resultó muy difícil convencer a la mayoría de los venezolanos de que era deseable vivir en un país en el que todos —menos los altos funcionarios— veían cómo sus derechos menguaban día a día. Ganó sus primeras elecciones presidenciales por un estrechísimo margen y los resultados fueron muy discutidos por la oposición, que denunció una larga lista de irregularidades.

Aunque hizo todo lo posible por torcer las reglas a su favor, no tuvo forma de evitar una estrepitosa derrota en los comicios legislativos de diciembre de 2015. En el último gesto democrático de su gobierno, reconoció la victoria de sus adversarios. Pero no soportó que la oposición controlara con una mayoría calificada la Asamblea Nacional (AN). Su ofensiva para terminar con la democracia en Venezuela comenzó el miércoles 30 de marzo de este año, con la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de asumir todas las funciones del Poder Legislativo. La presión internacional fue tan grande que Maduro le ordenó al TSJ dar marcha atrás dos días después. Pero el plan terminó de concretarse este viernes, cuando, a través de la fraudulenta y plenipotenciaria Asamblea Constituyente, disolvió definitivamente al parlamento.


Hoy ya casi nadie pone en duda que Venezuela se transformó en una dictadura. Estas son las siete razones principales:



1. Fue cooptado el Poder Judicial

El chavismo, como todos los populismos, desprecia a la Justicia desde sus orígenes, porque es un poder que no se elige por voto popular. Con ese razonamiento, siempre rechazó que se lo considerara poco democrático por colonizar a los jueces. Pero por más que un régimen tenga legitimidad de origen —dada por el voto—, para que haya una democracia plena tiene que haber también legitimidad de ejercicio, que significa gobernar con ciertos límites, respetando la multiplicidad de opiniones que existen en una sociedad. Para eso es clave que el Poder Judicial sea independiente.
La persecución de los magistrados con vocación de autonomía empezó poco después de la asunción de Chávez. Hay casos paradigmáticos, como el de la jueza María Lourdes Afiuni, que fue arrestada el 17 de diciembre de 2009 por haber concedido la libertad condicional al banquero Eligio Cedeño, que había pasado tres años preso sin condena. A la par que se perseguía a los díscolos, se nombraba a jueces militantes, para asegurarse de que fallen siempre según los dictados del gobierno. Franklin Nieves, el fiscal que llevó adelante la causa que terminó con la condena al dirigente opositor Leopoldo López, reconoció desde el exilio en octubre de 2015 que "el 100% de las pruebas se inventaron" y que "Maduro es el que gira todas las instrucciones para poner presa a cualquier persona".
El Presidente dio el paso final para anular todo vestigio de independencia judicial en diciembre de 2015, tras la derrota en las legislativas. Nombró en sesiones extraordinarias a 12 de los 32 jueces del TSJ con una mayoría inferior a los dos tercios que exige la ley. Los designados tenían pocas credenciales y un estrecho vínculo con el partido de gobierno. Por ejemplo, el presidente de la Sala Constitucional que dio el primer golpe contra el parlamento, Juan José Mendoza, había sido diputado por el oficialismo.
2. Se bloqueó el referéndum revocatorio

El Consejo Nacional Electoral (CNE), que está totalmente sometido a la voluntad del gobierno, obturó por primera vez la posibilidad de que se exprese la voluntad popular cuando paralizó el referéndum revocatorio que impulsaba la oposición para que los venezolanos decidieran si querían seguir siendo gobernados por Maduro o no. Fue el 21 de octubre de 2016, días antes de que se organizara la recolección del 20% de las firmas del padrón electoral, necesarias para convocarlo. El organismo argumentó que se habían cometido irregularidades en el paso previo, la junta de adhesiones del 1% de los electores.
El revocatorio es un derecho incluido en la Constitución bolivariana de 1999 para darle un carácter plebiscitario a la democracia. El propio Chávez se había sometido exitosamente a uno en 2004, para legitimar su mandato.

Smartmatic, la empresa a cargo del sistema de voto electrónico en Venezuela, denunció fraude








3. Se terminaron las elecciones libres y limpias
El principal contraargumento del chavismo cuando lo acusaban de ser antidemocrático era que ganaba todas las elecciones, lo que fue cierto hasta 2015 (con la excepción del referéndum constitucional de 2007). Eso se esfumó el martes 18 de octubre de 2016, cuando el CNE anunció, sin ninguna explicación, que posponía para 2017 los comicios regionales pautados para diciembre del año pasado. Los gobernadores de todos los estados del país, y los diputados de sus respectivas legislaturas, ejercen el poder de facto desde enero, cuando se les venció el mandato. Días atrás, en un contexto desnaturalizado por todo lo que ocurrió en estos meses, el CNE anunció que se realizarían el 10 de octubre de este año, pero nada garantiza que eso vaya a ocurrir.
Una aún más flagrante violación al principio de elecciones libres y competitivas se produjo el 30 de julio pasado, cuando se eligieron los 545 integrantes de la flamante Asamblea Nacional Constituyente (ANC). El sistema de votación violaba el principio de una persona—un voto, al darle la misma representación a un pueblo de 2.000 habitantes que a una ciudad de un millón, y al incluir una porción de asambleístas elegidos por las corporaciones sectoriales, cuyos órganos de representación controla el chavismo. Como si fuera poco, fue tan poca gente a votar que el Gobierno decidió hacer fraude, inflando el número de votantes. Smartmatic, la empresa a cargo del sistema de voto electrónico empleado en los comicios, denunció que la diferencia entre la cantidad de participantes anunciada y la verdadera fue de al menos un millón de electores.
4. Se creó un órgano político por encima de la Constitución
La ANC, instaurada el 4 de agosto, debería tener la función exclusiva de redactar una nueva Constitución. Así es en todo el mundo. Sin embargo, ésta tiene un período de vigencia indeterminado primero se dijeron dos años, pero luego Diosdado Cabello sugirió que podían ser cuatro y además tiene poderes que le permiten intervenir en la política cotidiana, como si fuera un parlamento, sólo que mucho más poderoso. Quedó claro en el decreto que se dictó este viernes: "Todos los órganos del poder público se encuentran subordinados a la Asamblea Nacional Constituyente". Si un ente que no está concebido por la Constitución está por encima de todos los poderes existentes es porque la Constitución dejó de tener vigencia.
5. Fue disuelto el Poder Legislativo
Como prueba de su carácter absolutista, la ANC resolvió este viernes "asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los bienes del Estado y la preeminencia de los derechos de los venezolanos". En otras palabras, disolvió la Asamblea Nacional, el parlamento legítimo y constitucional de Venezuela.
No es la primera vez en la historia de América Latina que un gobierno da un golpe de Estado anulando el Poder Legislativo. Lo hizo en 1973 Juan María Bordaberry en Uruguay, y en 1992 Alberto Fujimori en Perú. El Parlamento es el máximo representante de la voluntad popular porque es el único poder en el que están reunidas las principales expresiones políticas que hay en un país. Por eso no puede haber democracia sin Poder Legislativo.
6. Hay presos políticos
Maduro resolvió la crisis desatada por la ola de protestas opositoras que se sucedieron en 2014 y en 2017 como lo hace cualquier jefe de Estado autoritario: reprimiendo salvajemente —utilizando incluso bandas criminales armadas— y encarcelando dirigentes. Entre las decenas de presos hay importantes líderes opositores, como el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, y el ex alcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, que están detenidos desde hace más de dos años. Leopoldo López no sólo está en prisión: en un hecho con pocos precedentes en la historia reciente de América Latina, fue condenado a 13 años y 9 meses de cárcel por protestar.
Ledezma y López recibieron el mes pasado el beneficio de la prisión domiciliaria, pero siguen privados de su libertad. Según el Foro Penal Venezolano, 5.326 personas fueron encarceladas en protestas desde abril. Las estimaciones de esta ONG independiente indican que hay actualmente 676 presos políticos en el país.
7. No hay libertad de prensa
Si el Poder Judicial es el gran enemigo de los autoritarismos dentro del Estado, la prensa es el mayor adversario en la sociedad civil. La razón es la misma en los dos casos: ambos pueden ejercer un importante control sobre lo que hace el gobierno, algo esencial para toda democracia. La persecución comenzó con la sanción en 2004 de la restrictiva Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión, que aumentó el control gubernamental sobre los contenidos y disminuyó el margen de acción de los medios audiovisuales.
El siguiente hito fue el cierre de RCTV, el canal más antiguo de la televisión venezolana, que nunca se plegó al discurso oficial. La censura televisiva fue total en 2013: asfixiado económica y políticamente, Globovisión, el único canal independiente que quedaba en el país, fue vendido a empresarios cercanos al gobierno y echó a todos los periodistas críticos. La política hacia la prensa escrita fue similar: primero se los ahogó retirándole la publicidad y luego limitando la entrada de papel de diario, que forzó a decenas de periódicos a cerrar y a otros tantos a reducir su extensión y su circulación. Este medio también fue y es objeto de censura: Infobae está bloqueado en Venezuela desde el 10 de octubre de 2014.



 Darío Mizrahi 19 de agosto de 2017
dmizrahi@infobae.com
Fuente: Infobae



Links relacionados (agregados por este blog):



Agencia EFEDoce embajadores acuden a apoyar al Parlamento venezolano  tras su  "disolución", 19 agosto 2017

Unión EuropeaCondena violación derechos humanos en Venezuela y no reconoce Constituyente

Parlamento EuropeoCondena a la dictadura de Maduro

Naciones UnidasPreocupación por prohibición de manifestaciones en Venezuela

Mercosur: No reconoce la Constituyente 

OEA: Informe  violación derechos humanos en Venezuela 2017

Amnistía Internacional: Informe sobre violación derechos humanos en Venezuela

Foro Penal VenezolanoReporte sobre la represión del estado en Venezuela

Human Rights Watch: Informe violación derechos humanos en Venezuela

Solidaridad: Artistas internacionales 
                     Artistas de Venezuela
                     Simón Díaz
                     Venezolanas y venezolanos en el exilio




jjjj















"O nome dela é GAL": documentário Gal Costa 2017











Joan Baez realizará su primera exposición pictórica homenajeando a personalidades que luchan, sin violencia, por un mundo mejor/ Legendary artist and activist Joan Baez confirms first solo painting exhibition / LGBT Weekly, San Diego, August 7th, Agosto 7, 2017

La exposición se inaugurará el 1 de septiembre en la Galería  Seager Gray, en Mill Valley, California, y parte de lo recaudado  será donado a Carecen SF, una fundación dedicada a asistir a inmigrantes y a familias con pocos recursos en la Bahía de San Francisco. Entre las personalidades  retratadas están Malala, Dalai Lama, Martin Luther King Jr.,  Aung San Suu Kyi, Dolores Huerta, Maya Angelou, Bob Dylan... / The exhibition runs from September 1 through October 1, 2017 at Seager Gray Gallery in Mill Valley, CA. A portion of the paintings’ sales will go to Carecen SF, an organization dedicated to assisting Latino and other immigrants, as well as under-resourced families in the San Francisco Bay Area.







En su primera exposición individual, Joan Baez homenajea a los “Mischief Makers": son retratos de personas que han logrado un cambio social desde la acción noviolencia, personas visionarias que se arriesgaron.

En su trayectoria artística como artista y activista internacional, Joan Baez ha estado en la primera fila de casi todos los movimientos no violentos que luchan por la justicia social y los derechos humanos. Caminó con Martin Luther King Jr. en las marchas por los derechos civiles en Mississippi, fue encarcelada y perseguida por protestar por la Guerra de Vietnam y conspiró con Vaclav Havel para provocar la Revolución de Terciopelo en Checoslovaquia.


A lo largo de su vida, Joan Baez le cantó una serenata a la Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi; sobrevivió al bombardeo estadounidense a Hanoi (Vietnam) en 1972, contado en su conferencia Under the Bombs y en su disco Where Are You Now, My Son?; fundó el Instituto para el Estudio de la No-Violencia en 1965 y Humanitas International Human Rights Committee en 1979; en 1981 realizó una gira humanitaria por Argentina, Brasil y Chile, para dar apoyo a las víctimas de las dictaduras de esos países, siendo amenazada de muerte y perseguida en los tres países. A pesar de eso, filmó a escondidas un documental: Joan Baez in Latin American: There But For Fortune y a su regreso a Estados Unidos se reunió con el presidente Jimmy Carter para pedirle ayuda para las víctimas.


Su activismo continúa hasta el día de hoy, expresado en esta primera muestra de su arte -retratos de personas valientes que han hecho la diferencia, alterado el viejo orden, y lo han hecho no sólo con valor, sino también con encanto e ímpetu. Por eso Joan Baez titula esta exposición "Mischief Makers".


Las personalidades retratadas, la mayoría de las cuales Joan Baez ha conocido personalmente, son:

Martin Luther King, Jr.

Aung San Suu Kyi, líder de Birmania 

Vaclav Havel, líder checo de la Revolución de Terciopelo

Malala Yousafzai

Bob Dylan

John Lewis, congresista estadounidense

Dolores Huerta, heroína de las y los trabajadores agrícolas en Estados Unidos

Harry Belafonte, activista y legendario cantante folk estadounidense

Maya Angelou, poeta y activista de los derechos civiles

Ram Dass, líder espiritual

Dalai Lama, 

Mimi Fariña, fundadora de la ong Bread and Roses

Reverendo William Barber, líder de los derechos civiles i

David Harris, líder de la resistencia a la guerra de Vietnam y escritor

Marilyn Youngbird, activista y médica indígena de Estados Unidos


También incluye un retrato de ella misma cuando era joven y otro de un joven monje, inspirado en una retrato que vio en su viaje a Vietnam.


Joan Baez Baez ha estudiado durante mucho tiempo pintura y dibujo y su dedicación a florecido en los últimos años, cuando ha acortado su riguroso calendario de giras nacionales e internacionales y ha dedicado más tiempo a estar en el estudio. "La elección de los temas para esta, mi primera exposición individual, es una reacción al colapso de la decencia y de los principios morales, que se hace obscenamente visible en nuestro gobierno y sus partidarios", dice Joan Baez. " En absoluto contraste con esto, los Mischief Makers son personas que están dispuestas a aceptar el sufrimiento, pero nunca a causarlo; personas dispuestas a morir por una causa, pero nunca a matar por ella".


Esta exposición se realiza en un año histórico para Joan Baez, que no hace mucho fue incorporada al Salón de la Fama del Rock & Roll. En su discurso Joan Baez habló de la justicia social y de la igualdad, proclamando, entre otras cosas: "Vamos juntos derogar y reemplazar la brutalidad, y convertirla en apasionantes prioridades. Vamos juntos a construir un puente, un gran puente, un hermoso puente, para una vez más dar la bienvenida a los cansados ​​y los pobres. Y vamos a pagar por ese puente con nuestro compromiso. Nosotros, la gente, debemos decirle la verdad al poder y estar dispuestos a hacer sacrificios.Nosotros, la gente, somos los únicos que podemos crear el cambio. Estoy lista. Espero que tú también lo estés. "

Después cantó “Swing Low, Sweet Chariot”, seguido por “Deportee (Plane Wreck At Los Gatos)” y “The Night They Drove Old Dixie Down”, con sus amigas de toda la vida, Mary Chapin Carpenter e Indigo Girls.


Joan Baez ha ganado muchos premios, entre ellos, un Grammy a la Trayectoria, 8 Discos de Oro y el Premio Embajadora de Conciencia de Amnistía Internacional. Sus primeros discos incluyeron canciones que influenciaron a los rockeros, que hicieron sus versiones de las mismas: House Of the Rising Sun (The Animals), John Riley (The Byrds) y “Babe, I’m Gonna Leave You” (Led Zeppelin).


La exposición se inaugura el 1 de septiembre, hasta el 1 de octubre,  en:

Seager Gray Gallery
108 Throckmorton Ave.
Mill Valley, CA 94941
415-384-8828
donna@seagergray.com


Fuentes: Joan Baez / LGBT weekly


Joan Baez: Web / Facebook / Seager Gray Gallery






In her first solo painting exhibition, Joan Baez celebrates the “Mischief Makers" - portraits of people who have brought about social change through nonviolent action - the risk-taking visionaries. The exhibition reveals the lesser known "coyote element" - the humor and trickery essential in speaking truth to power, where shenanigans, along with music are the heart and soul of many successful nonviolent movements.


In her history-making career as an international performer and activist, Joan Baez has been on the front lines of just about every nonviolent social justice and human rights movement. She walked arm-in-arm with Martin Luther King Jr. on civil rights marches in Mississippi, got thrown in jail for protesting the War in Vietnam and conspired with Vaclav Havel to spark the Velvet Revolution.


Along the way, she serenaded Nobel Peace Prize-winner Aung San Suu Kyi and survived the American bombing of Hanoi. Her activism continues to this day, expressed in this first show of her art – portraits of courageous people who’ve made a difference, disrupted the old order, and done so not only with courage, but also with a certain charm and elan. That’s why she calls this show “Mischief Makers.”


The cast of characters, most of whom Baez has known personally, include 

Martin Luther King, Jr.

Burmese leader Aung San Suu Kyi

Czech Velvet Revolution leader Vaclav Havel

Malala Yousafzai, 

Bob Dylan

Congressman John Lewis

Farm worker heroine Dolores Huerta

Folk legend and activist Harry Belafonte

Poet and civil rights activist Maya Angelou

Spiritual leader Ram Dass, 

The Dalai Lama 

Bread and Roses founder Mimi Fariña

Civil rights leader Reverend William Barber

Vietnam draft resistance leader and author David Harris

Native American medicine woman and activist Marilyn Youngbird. 

She also includes a portrait of herself as a young woman and one of a young monk inspired by a portrait she saw during a trip to Vietnam.


Baez has long nurtured a talent for painting and drawing that has blossomed over the last several years as she cuts back on her rigorous touring schedule and spends more and more time in the studio. “The choice of subjects for this, my first solo exhibit, comes as a reaction to the collapse of decency and moral standards which is currently being made obscenely evident in our government and its supporters," says Baez. "In stark contrast, the Mischief Makers are people who are willing to accept suffering, but never inflict it, to die for their cause, but never kill for it, and keep a sense of mischief through it all."


The debut exhibition comes during a landmark year for Baez, who was recently inducted into the Rock & Roll Hall of Fame. In her induction speech Baez spoke out on social justice and equality proclaiming: "Let us together repeal and replace brutality and make them passionate priorities. Together, let us build a bridge, a great bridge, a beautiful bridge to once again welcome the tired and the poor. And we will pay for that bridge with our commitment. We, the people, must speak truth to power and be ready to make sacrifices. We, the people, are the only ones who can create change. I'm ready. I hope you are, too."

Her speech lead into a moving performance of “Swing Low, Sweet Chariot” followed by “Deportee (Plane Wreck At Los Gatos)” and “The Night They Drove Old Dixie Down” with longtime friends Mary Chapin Carpenter and Indigo Girls.


Baez’s career has spanned over 50 years during which she unselfconsciously introduced Bob Dylan to the world in 1963, marched on the front lines of the Civil Rights movement with Martin Luther King Jr., inspired Vaclav Havel to fight for a Czech Republic and continues to this day to stand passionately on behalf of causes she embraces. She is the recipient of many honors including the Recording Academy’s Lifetime Achievement Award as well as Amnesty International’s Ambassador of Conscience award. Her early albums introduced songs that found their way into the rock vernacular including House Of the Rising Sun (The Animals), John Riley (The Byrds) and “Babe, I’m Gonna Leave You” (Led Zeppelin).

Joan Baez ha ganado muchos premios, entre ellos, un Grammy a la Trayectoria, 8 Discos de Oro y el Premio Embajadora de Conciencia de Amnistía Internacional. Sus primeros discos incluyeron canciones que influenciaron a los rockeros, que hicieron sus versiones de las mismas: House Of the Rising Sun (The Animals), John Riley (The Byrds) y “Babe, I’m Gonna Leave You” (Led Zeppelin).


The exhibition runs from September 1 through October 1, 2017 at Seager Gray Gallery in Mill Valley, CA in the San Francisco Bay Area. There will be a reception for the artist on Saturday, September 16. RSVP to Seager Gray Gallery required.

Seager Gray Gallery
108 Throckmorton Ave.
Mill Valley, CA 94941
415-384-8828
donna@seagergray.com